Texto íntegro discurso de Clara Campoamor 1 octubre 1931

Etiquetas

,

¡Hoy estamos de aniversario! Tal día como hoy, 87 años atrás, Clara Campoamor habló ante Las Cortes en favor del sufragio activo femenino. Aquí les dejamos el texto íntegro de su discurso del día 1 de octubre de 1931:

Señores diputados: lejos yo de censurar ni de atacar las manifestaciones de mi colega, señorita Kent, comprendo, por el contrario, la tortura de su espíritu al haberse visto hoy en trance de negar la capacidad inicial de la mujer. Creo que por su pensamiento ha debido de pasar, en alguna forma, la amarga frase de Anatole France cuando nos habla de aquellos socialistas que, forzados por la necesidad, iban al Parlamento a legislar contra los suyos.

Respecto a la serie de afirmaciones que se han hecho esta tarde contra el voto de la mujer, he de decir, con toda la consideración necesaria, que no están apoyadas en la realidad. Tomemos al azar algunas de ellas. ¿Que cuándo las mujeres se han levantado para protestar de la guerra de Marruecos? Primero: ¿y por qué no los hombres? Segundo: ¿quién protestó y se levantó en Zaragoza cuando la guerra de Cuba más que las mujeres? ¿Quién nutrió la manifestación pro responsabilidades del Ateneo, con motivo del desastre de Annual, más que las mujeres, que iban en mayor número que los hombres?

¡Las mujeres! ¿Cómo puede decirse que cuando las mujeres den señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a votar? ¿Es que no han luchado las mujeres por la República? ¿Es que al hablar con elogio de las mujeres obreras y de las mujeres universitarias no está cantando su capacidad? Además, al hablar de las mujeres obreras y universitarias, ¿se va a ignorar a todas las que no pertenecen a una clase ni a la otra? ¿No sufren éstas las consecuencias de la legislación? ¿No pagan los impuestos para sostener al Estado en la misma forma que las otras y que los varones? ¿No refluye sobre ellas toda la consecuencia de la legislación que se elabora aquí para los dos sexos, pero solamente dirigida y matizada por uno? ¿Cómo puede decirse que la mujer no ha luchado y que necesita una época, largos años de República, para demostrar su capacidad? Y ¿por qué no los hombres? ¿Por qué el hombre, al advenimiento de la República, ha de tener sus derechos y han de ponerse en un lazareto los de la mujer?

Pero, además, señores diputados, los que votasteis por la República, y a quienes os votaron los republicanos, meditad un momento y decid si habéis votado solos, si os votaron sólo los hombres. ¿Ha estado ausente del voto la mujer? Pues entonces, si afirmáis que la mujer no influye para nada en la vida política del hombre, estáis –fijaos bien– afirmando su personalidad, afirmando la resistencia a acatarlos. ¿Y es en nombre de esa personalidad, que con vuestra repulsa reconocéis y declaráis, por lo que cerráis las puertas a la mujer en materia electoral? ¿Es que tenéis derecho a hacer eso? No; tenéis el derecho que os ha dado la ley, la ley que hicisteis vosotros, pero no tenéis el derecho natural fundamental, que se basa en el respeto a todo ser humano, y lo que hacéis es detentar un poder; dejad que la mujer se manifieste y veréis como ese poder no podéis seguir detentándolo.

No se trata aquí esta cuestión desde el punto de vista del principio, que harto claro está, y en vuestras conciencias repercute, que es un problema de ética, de pura ética reconocer a la mujer, ser humano, todos sus derechos, porque ya desde Fitche, en 1796, se ha aceptado, en principio también, el postulado de que sólo aquel que no considere a la mujer un ser humano es capaz de afirmar que todos los derechos del hombre y del ciudadano no deben ser los mismos para la mujer que para el hombre. Y en el Parlamento francés, en 1848, VictorConsiderant se levantó para decir que una Constitución que concede el voto al mendigo, al doméstico y al analfabeto – que en España existe– no puede negárselo a la mujer. No es desde el punto de vista del principio, es desde el temor que aquí se ha expuesto, fuera del ámbito del principio –cosa dolorosa para un abogado–, como se puede venir a discutir el derecho de la mujer a que sea reconocido en la Constitución el de sufragio. Y desde el punto de vista práctico, utilitario, ¿de qué acusáis a la mujer? ¿Es de ignorancia? Pues yo no puedo, por enojosas que sean las estadísticas, dejar de referirme a un estudio del señor Luzuriaga acerca del analfabetismo en España.

Hace él un estudio cíclico desde 1868 hasta el año 1910, nada más, porque las estadísticas van muy lentamente y no hay en España otras. ¿Y sabéis lo que dice esa estadística? Pues dice que, tomando los números globales en el ciclo de 1860 a 1910, se observa que mientras el número total de analfabetos varones, lejos de disminuir, ha aumentado en 73.082, el de la mujer analfabeta ha disminuido en 48.098; y refiriéndose a la proporcionalidad del analfabetismo en la población global, la disminución en los varones es sólo de 12,7 por cien, en tanto que en las hembras es del 20,2 por cien. Esto quiere decir simplemente que la disminución del analfabetismo es más rápida en las mujeres que en los hombres y que de continuar ese proceso de disminución en los dos sexos, no sólo llegarán a alcanzar las mujeres el grado de cultura elemental de los hombres, sino que lo sobrepasarán. Eso en 1910. Y desde 1910 ha seguido la curva ascendente, y la mujer, hoy día, es menos analfabeta que el varón. No es, pues, desde el punto de vista de la ignorancia desde el que se puede negar a la mujer la entrada en la obtención de este derecho.

Otra cosa, además, al varón que ha de votar. No olvidéis que no sois hijos de varón tan sólo, sino que se reúne en vosotros el producto de los dos sexos. En ausencia mía y leyendo el diario de sesiones, pude ver en él que un doctor hablaba aquí de que no había ecuación posible y, con espíritu heredado de Moebius y Aristóteles, declaraba la incapacidad de la mujer.

A eso, un solo argumento: aunque no queráis y si por acaso admitís la incapacidad femenina, votáis con la mitad de vuestro ser incapaz. Yo y todas las mujeres a quienes represento queremos votar con nuestra mitad masculina, porque no hay degeneración de sexos, porque todos somos hijos de hombre y mujer y recibimos por igual las dos partes de nuestro ser, argumento que han desarrollado los biólogos. Somos producto de dos seres; no hay incapacidad posible de vosotros a mí, ni de mí a vosotros.

Desconocer esto es negar la realidad evidente. Negadlo si queréis; sois libres de ello, pero sólo en virtud de un derecho que habéis (perdonadme la palabra, que digo sólo por su claridad y no

con espíritu agresivo) detentado, porque os disteis a vosotros mismos las leyes; pero no porque tengáis un derecho natural para poner al margen a la mujer.

Yo, señores diputados, me siento ciudadano antes que mujer, y considero que sería un profundo error político dejar a la mujer al margen de ese derecho, a la mujer que espera y confía en vosotros; a la mujer que, como ocurrió con otras fuerzas nuevas en la revolución francesa, será indiscutiblemente una nueva fuerza que se incorpora al derecho y no hay sino que empujarla a que siga su camino.

No dejéis a la mujer que, si es regresiva, piense que su esperanza estuvo en la dictadura; no dejéis a la mujer que piense, si es avanzada, que su esperanza de igualdad está en el comunismo. No cometáis, señores diputados, ese error político de gravísimas consecuencias. Salváis a la República, ayudáis a la República atrayéndoos y sumándoos esa fuerza que espera ansiosa el momento de su redención.

Cada uno habla en virtud de una experiencia y yo os hablo en nombre de la mía propia. Yo soy diputado por la provincia de Madrid; la he recorrido, no sólo en cumplimiento de mi deber, sino por cariño, y muchas veces, siempre, he visto que a los actos públicos acudía una concurrencia femenina muy superior a la masculina, y he visto en los ojos de esas mujeres la esperanza de redención, he visto el deseo de ayudar a la República, he visto la pasión y la emoción que ponen en sus ideales. La mujer española espera hoy de la República la redención suya y la redención del hijo. No cometáis un error histórico que no tendréis nunca bastante tiempo para llorar; que no tendréis nunca bastante tiempo para llorar al dejar al margen de la República a la mujer, que representa una fuerza nueva, una fuerza joven; que ha sido simpatía y apoyo para los hombres que estaban en las cárceles; que ha sufrido en muchos casos como vosotros mismos, y que está anhelante, aplicándose a sí misma la frase de Humboldt de que la única manera de madurarse para el ejercicio de la libertad y de hacerla accesible a todos es caminar dentro de ella.

Señores diputados, he pronunciado mis últimas palabras en este debate. Perdonadme si os molesté, considero que es mi convicción la que habla; que ante un ideal lo defendería hasta la muerte; que pondría, como dije ayer, la cabeza y el corazón en el platillo de la balanza, de igual modo Breno colocó su espada, para que se inclinara en favor del voto de la mujer, y que además sigo pensando, y no por vanidad, sino por íntima convicción, que nadie como yo sirve en estos momentos a la República española.

Y aquí el legado que nos dejó Clara Campoamor:

  • El derecho de la mujer en España (1931)
  • El voto femenino y yo: mi pecado mortal (1935)
  • La revolución española vista por una republicana (1937)
  • El pensamiento vivo de Concepción Arenal (1939)
  • Sor Juana Inés de la Cruz (1944)
  • Vida y obra de Quevedo (1945)
Anuncios

Veredicto Final I Concurso Lyceum Club Femenino ’14 abril’

Etiquetas

¡Ya tenemos la ganadora de nuestro I Concurso Lyceum Club Femenino ’14 Abril’!

 

En primer lugar, les informamos de que un 35% de las participantes respondieron correctamente el total de las respuestas, por lo que, desde Lyceum Club Femenino queremos darle la enhorabuena a todas ellas.

En segundo lugar, y antes de dar el nombre de la afortunada ganadora, les mostramos los resultados de las respuestas. 

Sigue leyendo

Manifiesto fundacional del Lyceum Club Femenino Barcelona

Etiquetas

  • Gracias a la inestimable colaboración de Maite Valentín, una nueva lyceómana  que  se ha lanzado a la aventura tras los pasos de Aurora Bertrana, fundadora del Lyceum Club Femení de Barcelona, hoy podemos hacerles llegar el Manifiesto con que un grupo de mujeres del primer tercio del s. XX inauguraron esta institución en la Ciudad Condal. Sigue leyendo

Bibliografía sobre Lyceum Club Femenino

Etiquetas

,

Por fin hemos aunado fuerzas, energías y tiempo para dedicarnos a esta asignatura pendiente con todas nuestras seguidoras: una Bibliografía sobre el Lyceum Club Femenino, tanto de Madrid como de Barcelona, así como documentales y películas relacionadas con la época. Esta bibliografía estará en permanente construcción, así que animamos les animamos a que nos dejen en los comentarios aquellas obras que conozcan y que nosotras no hayamos incluido aún.

Desde aquí este espacio queremos agradecer a Mª Teresa Rodríguez de Castro su generosa colaboración con nosotras en la recopilación de este material.

¡Muchísimas gracias a nuestras lectoras, como siempre, por la ayuda y por seguirnos!

Entrevista a Mercedes Gómez Blesa

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Mercedes Gómez Blesa

Mercedes Gómez Blesa, doctora en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid, ha centrado sus investigaciones en el ámbito del pensamiento español contemporáneo, dedicando especial atención a la obra de las intelectuales de la Segunda República y, muy especialmente, a la de María Zambrano, autora a la que ha consagrado dos ensayos: el primero junto a Marifé Santiago, “María Zambrano: el canto del laberinto” (1992), y La razón mediadora: Filosofía y Piedad en María Zambrano (2008), con el que obtuvo el Premio Gran Vía de Ensayo y por el que fue finalista de los VII Premios de la Crítica de Castilla y León, y ha realizado la edición crítica de los siguientes libros de Zambrano: Unamuno (2003) y Pensamiento y poesía en la vida española (2004), Las palabras del regreso (2009), Claros del bosque (2011). En 2007 publicó Las Intelectuales Republicanas: la conquista de la ciudadanía (2007), y, dos años más tarde,Modernas y vanguardistas: Mujer y democracia en la II República (2009), obra con la que quedó finalista en los VIII Premios de la Crítica de Castilla y León.

Sigue leyendo

“Redes de Mujeres” en LesWorking Andalucía

Etiquetas

, , , , ,

 

El pasado 18 de noviembre, se celebró en Sevilla un evento de LesWorking, una red profesional internacional de mujeres lesbianas, titulado “Redes de Mujeres”.

En él participó Mª Teresa Rodríguez de Castro, escritora, investigadora y coautora, junto con José Antonio Marina, de “La Conspiración de las Lectoras”, un libro apasionante sobre las mujeres del Lyceum Club Femenino de Madrid.

Como recordarán nuestras seguidoras, Mª Teresa fue una de las protagonistas de una de nuestras entrevistas en 2013, que podéis recuperar pinchando aquí.

La investigadora andaluza cautivó a las asistentes, durante media hora, hablando sobre las mujeres del Lyceum Club y haciendo un pequeño homenaje a la abogada malagueña Victoria Kent.

Sigue leyendo

Entrevista a Natividad Ortiz Albear

Etiquetas

, , , , ,

IMG_7234

Natividad Ortiz Albear

Natividad Ortiz Albear es profesora de Historia en Educación Secundaria y también ha impartido docencia en la Universidad de Salamanca. Se doctoró con una tesis sobre Las mujeres en la masonería española por la que obtuvo el Premio Extraordinario de Doctorado del curso 2003/2004. Ha participado en Proyectos de Investigación en la Facultad de Historia de la Universidad de Salamanca, como el publicado por el Instituto de la Mujer en 2003, “Historia de las Mujeres en el siglo XX”. En 2005, obtuvo el premio “Victoria Kent” de la Universidad de Málaga por el libro “Las mujeres en la masonería”. Es autora además de la obra “Mujeres masonas en España. Diccionario biográfico” (1868-1939), así como de numerosos artículos relacionados con la Historia de las Relaciones de Género. Además es miembro del Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española. En 2011 fue publicada su primera novela “Hijas de la luz”, de temática masónica, y presentada en el Ateneo de Madrid.En 2015 publicó la novela “Doce años y un día”, publicada por Nova Casa Editorial.

Nosotras la hemos entrevistado a raíz de la reciente publicación del libro “Masonas y Republicanas” (2017) de la editorial Masónica, que aborda la historia de cinco mujeres comprometidas con los valores republicanos y la Masonería: Carmen de Burgos, Clara Campoamor, Consuelo Berges, Hildegart Rodríguez  y Aurora Bertrana. Desde aquí, queremos agradecer a la autora su amabilidad en concedernos la entrevista y facilitarnos toda la información necesaria.

Entrevista a Nuria Capdevila-Argüelles

Etiquetas

, , , ,

10953184_10205908199493068_6015466713100567535_n

Nuria Capdevila-Argüelles

Nuria Capdevila-Argüelles es profesora en la Universidad de Exeter (Gran Bretaña) de Estudios Hispánicos y Perspectiva de Género, cuenta con una dilatada experiencia  y es autora de numerosos artículos publicados en ambos lados del Atlántico. En su fiel compromiso por rescatar del olvido a aquellas mujeres predecesoras que la Historia ha relegado al olvido y consciente de los obstáculos que como mujer hemos encontrado a la hora de entrar en el mundo de la Cultura –con mayúsculas–, Capdevila-Argüelles publica Artistas y precursoras. Un siglo de autoras Roësset (Horas y Horas, 2013), una obra en la que nos revela “cómo llega una mujer a emerger como autora, artista, creadora o gestora cultural en los albores del feminismo moderno, qué factores del entorno la frenan o la acicatan, cómo vive su género la autora que al intentar serlo se encuentra con voces como la de Marañón acusándola de inversión o masculinización, convirtiéndola en una patología”.

La entrevistamos a raíz de la publicación de la novela inédita de la socia del Lyceum Club Femenino Elena Fortún, Oculto sendero, cuya edición ha elaborado junto con María Jesús Fraga; así como de la reciente publicación del diálogo epistolar entre Elena Fortún y Carmen Laforet, De corazón y almaEsta correspondencia inédita sale a la luz gracias a la Fundación Banco Santander (quien financia el proyecto) y, sobre todo, gracias a Cristina y Silvia Cerezales –hijas de Laforet– y, una vez más, a Nuria Capdevila-Argüelles, experta de la vida y obra de Encarnación Aragoneses Urquijo, más conocida por quienes la apreciamos y admiramos su obra por Elena Fortún.

Sigue leyendo

Lyceum Club Femenino cumple 90 años

Etiquetas

,

Podemos hoy afirmar que, en noviembre de 1926, Madrid era mujer. El jueves 4 de noviembre de aquel mismo año, se inauguraría uno de los clubes de mayor relevancia en la historia de las mujeres de este país: el Lyceum Club Femenino abría sus puertas contra todo pronóstico durante el reinado de Alfonso XIII y en plena dictadura de Primo de Rivera. La música, las artes plásticas y la literatura fueron solo algunas de sus secciones predilectas.

Aunque la asamblea constituyente tuvo lugar unos meses antes (abril de 1926) y fue presidida por María de Maeztu, el 4 de noviembre se celebró la inauguración oficial en la Calle Infantas, en el edificio conocido como la Casa de las Siete Chimeneas.

_calle-de-las-infantasDesde Lyceum Club Femenino tenemos también el gran honor de informarles de que el pasado mes de septiembre de 2016 el Pleno del Ayuntamiento de Madrid reconoció la deuda de memoria histórica que la ciudad tenía “con el papel histórico de ese club y por ello ha aprobado reconocer su tarea con una placa conmemorativa del 90 aniversario del Lyceum Club Femenino en la casa conocida como la de Las siete chimeneas, en la calle Infantas número 31, actual sede de la Secretaría de Estado de Cultura”. Bajo titulares como Madrid recordará con una placa el histórico club femenino de Kent y Campoamor la prensa se hacía eco de esta gran noticia. Esperamos que en breve tenga lugar el acto, del que les mantendremos informadas.

Nuestro más profundo agradecimiento a cuantas mujeres hicieron realidad este espacio en una España que se les volvía en contra y unos tiempos nada favorables en sus inicios. Menos mal que unos años después llegó por fin la Segunda República, lo que les permitió crecer en derechos.

¡¡FELICIDADES AL LYCEUM CLUB FEMENINO!!

El ‘Oculto sendero’ de Elena Fortún ve la luz

Etiquetas

, , , ,

Matilde Ras y Elena Fortún

Matilde Ras y Elena Fortún

Será difícil llegar a entender algún día, cómo es posible que los libros de texto que guían la enseñanza de este, nuestro sistema español del siglo XIX, estén tan cargados de vidas personales de hombres “célebres” y cuenten con una casi nula presencia de mujeres y con una total ausencia de personajes históricxs LGBTI.

Una gran admiración nos ha despertado siempre Encarnación Aragoneses Urquijo o, para ser más precisas aún, Elena Fortún, la mujer que se ocultaba, vivía y luchaba tras la primera. En su día, desde Lyceum Club Femenino, presentamos a Elena a través de Celia, y un artículo titulado Encarna y Elena: esposa y escritora e introducíamos a la autora de Celia así:

Sigue leyendo